Cinco minutos de gobierno corporativo

Apunta a la luna: creación de objetivos para evaluar al consejo de administración

Los consejos de administración cada vez cobran una mayor relevancia y eso vuelve necesario evaluarlos y pulirlos. Quizás suene imposible, pero no lo es.

apunta-a-la-luna-creacion-de-objetivos-para-evaluar-al-consejo-de-administracion
010836
C.P.C. y P.C.CO. Mauricio Brizuela Arce Socio en Salles Sainz - Grant Thornton, S.C.
Cinco minutos de gobierno corporativo 26 de agosto de 2022
N

o tengo el gusto de conocer al famoso motivador, expolítico y conductor Les Brown, pero hay una frase célebre que se le atribuye y que a mí en particular me parece cautivadora:

Apunta a la luna. Incluso si fallas, aterrizarás entre las estrellas .

Suelo recordar estas palabras cada vez que estoy preocupado por redactar objetivos, sean estos personales, organizacionales o, concretamente, los que ocupo para esta columna, que son los de la evaluación del consejo de administración.

La teoría dicta que todo objetivo debe ser medible, alcanzable y retador, así que “apuntar a la luna” puede sonar exagerado; no obstante, la frase refiere a que debemos ser ambiciosos no sólo para crecer y madurar, sino para sentirnos motivados con lo que deseamos conseguir. Por tanto, vale la pena preguntarnos qué pretendemos lograr con la evaluación, ya que se trata de un proceso complejo que implica costos; ¿queremos sólo cumplir con el trámite para que nuestros terceros interesados estén tranquilos?, ¿o vamos a sacarle provecho?

Objetivos de la evaluación

Los objetivos nos indican qué vamos a evaluar y por qué nos interesa hacerlo y pueden cambiar según las circunstancias de la organización, pues no es lo mismo evaluar la efectividad del consejo durante una crisis que en una época de expansión.

La teoría dicta que todo objetivo debe ser medible, alcanzable y retador, así que “apuntar a la luna” puede sonar exagerado.

Ahora, al momento de articular un formato de evaluación para aplicarlo en nuestro consejo, el primer instinto es buscar en Internet o en varias fuentes bibliográficas qué criterios son los correctos para, de este modo, apropiárnoslos y que el consejo se adapte a ellos, lo cual es típicamente un error, ya que, tales criterios preestablecidos poco o nada tienen que ver con la realidad de la organización.

De acuerdo con los autores de Reviewing Your Board. A guide to board and director evaluation, estos objetivos entran en dos categorías principales:

  1. Liderazgo organizacional, relativo al nivel de compromiso del consejo con el mejoramiento de su desempeño y cómo esto puede impactar en su liderazgo ante sus stakeholders.

  2. Capacidad para resolver problemas, concerniente a la motivación y habilidades del consejo en torno a la resolución de conflictos.


En cuanto a los temas comúnmente evaluados, podemos clasificarlos de este modo:

  1. Administración de riesgos.

  2. Estrategia de negocios.

  3. Desempeño del consejo.

  4. Diversidad del consejo.


Un error común es limitarse a evaluar sólo lo relacionado con los riesgos y el cumplimiento cuando lo que queremos entender es cómo se relacionan los miembros del consejo (entre ellos y con el director general), cómo es la comunicación (si hay un grupo de personas que la acaparan o si el presidente sabe mediar y escuchar lo que se habla en las sesiones) y qué tan capaz es el consejo para enfrentar los retos que se presenten (si posee diversidad, se conforma por perfiles con habilidades complementarias o quienes lo componen están calificados).

Asentamiento de los objetivos

Antes que nada, conviene definir, paralelamente, a quiénes evaluaremos: ¿será al consejo como un todo o a cada consejero por separado? y ¿se incluirá a los comités y al director general?

Hay diferentes personas que pueden establecer los objetivos: el presidente del consejo, un comité creado exclusivamente para este propósito o bien, un consultor externo; la elección depende de la complejidad de la evaluación y de la experiencia del consejo en este tipo de ejercicios. También es posible que el consejo destine una porción de su tiempo a discutir y aprobar tales objetivos y, una vez éstos se han planteado, podemos ir pensando en lo demás: la batería de preguntas, los criterios de evaluación o las técnicas a utilizar, pero ahora con total claridad de qué rumbo se va a seguir y por qué.

Conclusiones

Tanto los mercados como diferentes entidades reguladoras de todo el mundo cada vez les exigen más a los consejos de administración en términos de cumplimiento, transparencia y efectividad. Las corporaciones poseen mayor impacto en los aspectos políticos, económicos y ambientales de nuestra sociedad, por lo que la labor del consejo de administración es más trascendente que nunca, lo que vuelve crucial profesionalizarla si lo que queremos es estar a la altura.

Pero no hay por qué desanimarnos. Apuntemos a la luna con ambición y emoción, y estaremos más cerca de llegar a ella.



Te puede interesar

© 2022 Colegio de Contadores Públicos de México, A.C

Directorio Contacto Aviso legal Acerca de

Veritas

Inicia sesión o suscríbete para continuar leyendo.

Si eres socio del colegio utiliza el mismo correo y contraseña

O

Suscribirse