Importancia de la contabilidad en temas fiscales

Todas empresas tienen la obligación de rendir cuentas ante las autoridades tributarias, es aquí donde la contabilidad juega un papel fundamental para la gestión financiera.

Importancia de la contabilidad en temas fiscales
012315
C.P. Ricardo Santos Giles Socio en Estrada Santos y Asociados, S.C.
Cumplimiento 15 de octubre de 2022
E

l registro de las operaciones que realizan los entes económicos se debe efectuar tomando en consideración lo regulado por las Normas de Información Financiera (NIF) y las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF), así como por el Código Fiscal de la Federación (CFF) y el Reglamento al Código Fiscal de la Federación (RCFF).

Las normas que emanan de los reglamentos mencionados permiten que el registro de las operaciones sea sistemático y se dé cumplimiento a las necesidades de los usuarios de la información, entre los que se encuentra la autoridad fiscal. Cabe mencionar que los conceptos vertidos en dichas normas y leyes ayudan a interpretar y percibir de mejor manera las disposiciones reglamentarias de la función contable y fiscal.

Consideraciones para una adecuada contabilidad

Para realizar el estudio o examen de litigios de naturaleza contable, considerando la inexistencia de operaciones observadas por la autoridad fiscal, el experto en contabilidad debe atender a dicha determinación, tomando en consideración lo regulado por las NIF, así como cumplir con los requisitos estipulados por el CFF y el RCFF en sus artículos 28.° y 33.°, respectivamente.

La contabilidad, a decir por lo establecido en el CFF, se integra por los libros, sistemas y registros contables, papeles de trabajo, estados de cuenta, cuentas especiales, libros y registros sociales, control de inventarios y método de valuación, comprobantes de los asientos respectivos, así como toda la documentación e información relacionada con el cumplimiento de las disposiciones fiscales, la que acredite sus ingresos y deducciones, y la que obliguen otras leyes.

Los movimientos financieros deben llevar un registro sistemático, siguiendo el orden cronológico en que se efectúen.

El RCFF estipula que los documentos e información que integran la contabilidad son: registros o asientos contables auxiliares; catálogo de cuentas; así como pólizas, declaraciones anuales, informativas y de pagos provisionales, mensuales o definitivos; estados de cuenta bancarios y conciliaciones de los depósitos y retiros; documentación e información de los registros de todas las operaciones, actos o actividades.

Registros contables o estados financieros

Los registros o asientos contables deberán ser analíticos y efectuarse en el mes en que se realicen las operaciones, actos o actividades, esto es, a más tardar dentro de los cinco días siguientes a la realización de la operación.

La información de los movimientos debe integrarse en el libro diario en forma descriptiva, siguiendo el orden cronológico en que éstos se efectúen, indicando el movimiento de cargo o abono; tienen que permitir el reconocimiento de cada operación y sus características relacionándolas con folios asignados a los comprobantes fiscales o con la documentación comprobatoria, de tal forma que pueda identificarse la forma de pago, las distintas contribuciones, tasas y cuotas.

Sumado a lo anterior, se tiene que relacionar cada operación con los saldos que den como resultado las cifras finales de las cuentas; habrá que formular las balanzas de comprobación; señalar la fecha de realización de la operación, su descripción o concepto; la cantidad o unidad de medida en su caso y la forma de pago de la operación.

Adicionalmente, se tiene que permitir la identificación de los depósitos y retiros en las cuentas bancarias aperturadas a nombre del contribuyente, así como conciliarse contra las operaciones realizadas y su documentación soporte, como son los estados de cuenta emitidos por las entidades financieras; del mismo modo, habrá que contener el Impuesto al Valor Agregado (IVA) que le haya sido trasladado al contribuyente.

De lo anterior debemos considerar que los estados financieros son el resultado de la ejecución de operaciones sobre compromisos comerciales y de servicios que se expresan en términos cuantitativos, por lo que la suma de estas operaciones permite determinar el comportamiento económico y financiero de las empresas; dicha situación ayuda a evaluar el buen manejo de los recursos, el logro de objetivos y la viabilidad del negocio, según la NIF A-1.

El resultado de registros en las operaciones o estados financieros, deben elaborarse de manera oportuna para que contribuyan a la toma de decisiones.

Es así como la información financiera debe elaborarse oportunamente, ajustándose a la realidad del negocio para asegurar que dicha información sea confiable; todo esto es para evitar discrepancias en la preparación y clasificación de las facturas, así como documentos internos que se generan por las operaciones empresariales, que a la postre servirán para desvirtuar actividades controvertidas observadas por la autoridad.

Las NIF y la toma de decisiones

Ahora bien, la toma de decisiones en la organización se sustenta de fuentes de información razonables, relevantes y confiables que emiten los estados financieros soportados por la contabilidad, misma que es regulada por las NIF y respaldada por un sistema de control interno contable que contribuye al logro del objetivo de los estados financieros.

De acuerdo con la NIF A-2, toda operación que afecte económicamente a una entidad, se debe registrar respetando las transacciones comerciales y las consecuentes transformaciones internas que el negocio experimenta.

Al ejercer una actividad económica, todo negocio tiene un compromiso con sus accionistas, clientes, proveedores, autoridades y cualquier ente relacionado con la compañía que intervenga en la relación comercial y económica; por lo tanto, de acuerdo con la NIF A-3, se deberán identificar y satisfacer las necesidades de los usuarios de la información financiera, logrando que sea de utilidad para el entorno comercial y tributario.

La NIF A-4 alude a que la información financiera no sólo cuenta con características cuantitativas, sino también cualitativas como la veracidad, representatividad, objetividad, verificación e información suficiente, características útiles al momento de sustentar operaciones ante terceros.

Al alcanzar la uniformidad de criterios, esto a través de lo establecido por las NIF en el registro contable de las operaciones y actividades secundarias ejecutadas por el negocio, se logra que la actividad comercial se entienda y más aún, se puedan verificar las transacciones, señala la NIF A-5.

Conclusiones

La contabilidad tiene que acreditar los ingresos y deducciones que generan las empresas y se debe de integrar por la documentación e información de todas las operaciones, mismas que serán registradas de forma analítica y en orden cronológico; se tienen que identificar los actos o actividades, así como sus características y relacionándolas con los folios asignados a los Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDI).

Los estados financieros son el resultado de registros en las operaciones, mismas que deben elaborarse de manera oportuna para que contribuyan a la toma de decisiones, dando así cumplimiento a los compromisos contraídos con personas relacionadas con la empresa y terceros vinculados con la misma.



Te puede interesar

© 2022 Colegio de Contadores Públicos de México, A.C

Directorio Contacto Aviso legal Acerca de

Veritas

Inicia sesión o suscríbete para continuar leyendo.

Si eres socio del colegio utiliza el mismo correo y contraseña

O

Suscribirse